Viernes, Octubre 19, 2018

Social

             Facebook    Twitter    Linkedin    Instagram

Buscar

Telefono

Información y cita previa

telf 91 435 91 00

Nutrición, Obesidad y Stretta:
telf 660 38 30 41

Técnicas de resección

TRATAMIENTOS ENDOSCÓPICOS DE TUMORES DIGESTIVOS

El avance en las técnicas endoscópicas digestivas está permitiendo el tratamiento de lesiones precancerosas o cancerosas precoces.

 

Técnicas Endoscópicas

Las técnicas de resección de lesiones digestivas son de menor a mayor complejidad:

 

  • POLIPECTOMÍA

Es el tratamiento de elección en tumores sobreelevados, sésiles, o con un tallo o pedículo. Se realiza mediante pinza o con asas, y según el tamaño con aplicación o no de corrientes eléctricas de corte y coagulación.

  • MUCOSECTOMÍA

Se emplea especialmente en lesiones planas y consiste fundamentalmente en la inyección previa de líquido en la capa submucosa de la pared intestinal para poder separar y resecar la mucosa, capa más interna del tubo digestivo (la que se explora desde la luz intestinal con el endoscopio) dónde reside la lesión, mediante asas con transmisión de una corriente eléctrica, posibilitando su resección con mayor eficacia y seguridad. En ocasiones se utilizan capuchones sobre el endoscopio para la succión de la lesión previo a su resección. Se pueden extirpar en bloque hasta lesiones de 2 cms. 

  • DISECCIÓN SUBMUCOSA

Es la técnica más compleja y que requiere de material más específico para poder disecar la lesión, generalmente plana, desde la capa submucosa y que posibilita reseca lesiones con tamaños superiores a los 2 cms en una sola pieza.

 

Indicaciones :

Las técnicas de resección están indicadas para:

  • Adenomas: Sésiles, pediculados o planos.
  • Cáncer precoz: Displasia de alto grado, carcinoma intramucoso y carcinoma con invasión inicial de la submucosa en ausencia de otros factores de riesgo.
  • Lesiones submucosas: Carcinoide, GIST.

 

Técnicas Asociadas

Cuando se realiza mucosectomia o disección submucosa, que son técnicas que serán indicadas por su médico cuando el tipo de lesión digestiva no es resecable mediante polipectomía, bien por no poder asegurar su resección completa o por motivos de seguridad, es habitual tener que aplicar otro tipo de técnicas asociadas al procedimiento como:

  • Cromoendoscopia, tinción de las lesiones para su mejor demarcación y valoración de los signos endoscópicos que predicen el estadio de la lesión digestiva.
  • Aplicación de clips endoscópicos, para cierre de resecciones que pueden comprometer capas más profundas o para cerrar vasos sanguíneos que quedan expuestos o sangran durante la técnica.
  • Técnicas ablativas, como la fulguración de tejido con gas argón, para eliminar la presencia de tejido residual en los bordes de resección.

En la disección submucosa se requiere de un material específico de disección (Capuchones, cuchillas de disección o knives y pinzas hemostáticas) y equipos de endoscopia avanzados.

 

 Preparación

La preparación es la misma que para una técnica endoscópica a realizar, gastroscopia o colonoscopia, en los casos más habituales.

 

 Riesgos

Los riesgos inherentes a las técnicas de resección y que aumentan según su índice de complejidad son la hemorragia y la perforación de la pared del colon, esta última es más frecuente en áreas de pared intestinal más fina como el ciego y el colon ascendente en la colonoscopia.

 

 Realización

Mientras la polipectomía habitualmente es llevada a cabo durante la exploración endoscópica, el hallazgo de lesiones de gran tamaño, generalmente planas, requieren de su programación en una segunda exploración. 

A su hallazgo se toman biopsias para confirmar el tipo de lesión desde el punto de vista histológico, que junto a las características endoscópicas observadas ayudarán a plantear el tipo de intervención más individualizada a la lesión detectada y el material preciso que se necesita disponible para su realización con eficacia y seguridad, además de un mayor espacio de tiempo para poder llevar a cabo su realización.

 

 Alternativa Terapeútica

La resección quirúrgica del tramo digestivo afectado sería el tratamiento si no se realizan las técnicas endoscópicas, sobre todo en adenomas de gran tamaño o lesiones con cáncer precoz. Las técnicas quirúrgicas están asociadas a una mayor agresión o estrés para el organismo que una técnica endoscópica, y asociadas a una mayor posibilidad de complicaciones y/o alteraciones en la función digestiva posterior a la intervención. 

Siempre que sea posible la resección de una de estas lesiones por vía endoscópica se elegirá antes a la opción quirúrgica.