Lunes, Enero 20, 2020

Social

             Facebook    Twitter    Linkedin    Instagram

Buscar

Telefono

Información y cita previa

telf 91 435 91 00

Nutrición y Obesidad : telf 660 38 30 41

Tratamiento Hepatitis C Crónica: Un problema de salud pública

En este mes de enero de 2015 el problema de acceso a los tratamientos de la hepatitis C crónica ha pasado de ser un problema individual, de un colectivo de pacientes, a ser ya un problema percibido de salud pública con importante repercusión social. Así resumimos los acontecimientos que han ido sucediendo:

El martes 29 de Diciembre el Secretario General de Sanidad compareció en rueda de prensa para anunciar que en 2015 recibirían tratamiento para la hepatitis C con los nuevos antivirales de acción directa entre 5.000 y 7.000 pacientes y cuya estimación atribuía a una reunión con la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) del 23 de diciembre de 2014. Inmediatamente la AEEH respondió que se debía de corregir el error en la interpretación de la información aportada en la reunión y que nunca se había proporcionado de esta manera. Por lo que ese mismo día el Ministerio de Sanidad modificó en nota de prensa expresando que ese número sería el de tratamientos disponibles en las siguientes semanas y que se implementará un Plan Estratégico Nacional para el abordaje de la hepatitis C. Hay que remarcar que la AEEH siempre ha estado al lado de los pacientes y remarca la necesidad de que todos los pacientes, de forma organizada y controlada, sean tratados.

En días posteriores, ya en 2015, salta la noticia de que el secretario general del PSOE de Madrid junto al portavoz socialista en materia sanitaria en la Asamblea de Madrid, tras reunión con hepatólogos madrileños, refiere su intención de acudir a la Justicia si el Ejecutivo no garantiza el acceso al tratamiento a los pacientes con hepatitis C. En este contexto hay que recordar que el Ministerio de Sanidad aprueba los tratamientos pero estos deben ser ratificados y dispensados por las Consejerías de Sanidad de cada Comunidad Autónoma, lo que hace que exista un retraso en esa aplicación, habitualmente, en medidas que conllevan un aumento del gasto sanitario, como está ocurriendo en esta ocasión. Si bien la financiación central que se ha comunicado parece que no llega a estas comunidades y que también es insuficiente al problema que se trata.

A su vez las Asociaciones de Pacientes mantienen sus reclamaciones y movilizaciones, que no habían ocurrido hasta este momento de cambio del tratamiento de la hepatitis C, y es lo que está dando la repercusión en los medios que antes no tenía la enfermedad. La plataforma de afectados por hepatitis C está llevando a cabo un encierro en el Hospital 12 de Octubre y diferentes marchas de manifestación y reclamación de los tratamientos.

El 8 de Enero de 2015 el Ministerio de Sanidad anuncia que el Plan Estratégico Nacional para el abordaje de la Hepatitis C será coordinado por Juan Rodés, figura por excelencia de la Hepatología en España y que todos esperamos que de sus frutos de forma rápida y óptima para todos los afectados.

Al hilo de la noticia nos gustaría resaltar unos puntos que nos parecen muy importantes y que esperemos que coincidan con los del Plan Estratégico Nacional:

  • Se está creando la polémica para tener acceso a Sovaldi® (Sofosbuvir). Cuando verdaderamente se debiera para acelerar y tener acceso a los tratamientos libres de interferón, de combinación de diferente fármacos frente a la hepatitis C, que son los que aseguran una eficacia mayor del 90% y con una tolerabilidad y seguridad superior a los basados en triples terapias con interferón pegilado.
  • De este modo se debiera priorizar en tener el acceso a las terapia de Sofosbuvir más ledipasvir (Harvoni®) del laboratorio Gilead y el combo del laboratorio Abbvie, denominado Viekira®. Estos tratamientos combinados o no con Ribavirina, aseguran eficacias superiores al 90%, con tratamientos de 8 a 24 semanas y sin necesidad de interferón (lo que posibilita su aplicación a un mayor grupo de pacientes). Además, su precio es similar al del Sovaldi®. Y por último, son el siguiente paso en el tratamiento de la hepatitis C, pero ya actual en cuanto están siendo aprobados por la Agencia Europea del Medicamente y la americana (FDA), y es al que debemos acceder, junto a la combinación de Sovaldi® con simeprevir (Olysio®) o daclastavir (Dakinza®) que puede ser opción en ciertos grupos de pacientes. Si nos quedamos en dar acceso a Sovaldi® para su combinación con inteferón pegilado y/o ribavirina, estaríamos otra vez perdiendo el tren del tratamiento para la hepatitis C crónica.
  • Por último, no hay que perder de vista el aumento del gasto, se ha sugerido que en este año al menos 30.000 pacientes precisan de forma urgente el tratamiento. Por tanto lo lógico sería realizar este esfuerzo para este grupo de pacientes este año y posteriormente fijar un calendario para que todos los pacientes restantes reciban estas terapias de forma organizada y que nadie se quede sin erradicar esta infección antes de que la enfermedad progrese. 

A corto plazo es un gasto importante, pero si no lo miramos con ojos de la política, siempre cortoplacista, a largo plazo serán un ahorro en el gasto sanitario general derivado de la enfermedad hepática avanzada.