Domingo, Diciembre 09, 2018

Social

             Facebook    Twitter    Linkedin    Instagram

Buscar

Telefono

Información y cita previa

telf 91 435 91 00

Nutrición, Obesidad y Stretta:
telf 660 38 30 41

Esófago de Barrett

¿Qué es el esófago de Barrett?

Es la condición en la cual ante la presencia de un reflujo gastro esofágico crónico se produce un cambio de la mucosa, o capa interna, del esófago (en su tercio inferior próximo al cambio mucoso entre esófago y estómago) del epitelio escamoso normal a uno con presencia de epitelio columnar o intestinal, al cual se denomina metaplasia. 

Por tanto la detección de metaplasia intestinal es lo que define el Barrett, y su diagnóstico es mediante la toma de biopsias y la confirmación del patólogo en su valoración.

 

¿Cuál es el riesgo al que estoy sometido si tengo un esófago de Barrett? 

La importancia de su detección es porque este tipo de metaplasia intestinal predispone a un incremento, con el tiempo, de sufrir cáncer de esófago (tipo adenocarcinoma). 

Dado este hecho el padecer un esófago de Barrett puede predisponer al paciente a estrés psicológico y deterior de su calidad de vida. Si bien el riesgo de cáncer es bajo, dado que la incidencia de cáncer de esófago en pacientes con Barrett es aproximadamente de un 0,5% por año. 

Pacientes que pueden tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer son aquellos con barrett de segmento largo, lesión extensa en la endoscopia, y del sexo masculino. Hay que tener en cuenta además que la presencia de metaplasia intestinal y su extensión está relacionada también con la gravedad del reflujo gastro-esofágico.

 

¿Qué seguimiento o cribado debo realizar? 

Primero, no se recomienda realizar un cribado (someter a un tipo de prueba para su detección de forma sistemática) a la población general, pero sí sería recomendable en pacientes con factores de riesgo de adenocarcinoma de esófago como pacientes mayores de 50 años, sexo masculino, raza blanca, reflujo gastro-esofágico crónico, hernia de hiato y obesidad, sobretodo de tipo central o abdominal.

Segundo, en pacientes en los cuales se detecta barrett se debe realizar un seguimiento endoscópico que dependerá de la gravedad de la lesión, en cuanto a la presencia de cambios celulares que se relacionan con la progresión a cáncer, que es la presencia de displasia: No displasia cada 3 a 5 años; Displasia de bajo grado o leve cada 6 a 12 meses y Displasia de alto grado o grave, si no se realiza tratamiento endoscópico de resección del tejido, cada 3 meses.

 

Recomendaciones para evitar la progresión del esófago de Barrett: 

  • Tratamiento adecuado para el reflujo gastroesofágico, tanto de medidas higienico-diéteticas como de tratamiento con inhibidores de la bomba de protones (omeprazol, lansoprazol, pantoprazol, rabeprazol o esomeprazol), los cuales deben ser tomados a su dosis habitual, en cuanto no existe evidencia que su toma a mayor dosis disminuya el riesgo de cáncer.
  • La cirugía anti-reflujo no tiene un beneficio superior a la toma de medicación, para el reflujo gastro-esofágico, en su prevención.
  • La toma de aspirina puede disminuir la incidencia, pero sólo se recomienda en pacientes con otros factores de riesgo cardiovascular que lo indiquen, dado que si no existen estos factores, el balance beneficio - riesgo de su toma no es claramente favorable. 

 

¿Existe tratamiento endoscópico o es quirúrgico?

Existe la posibilidad de resecar el Barrett mediante endoscopia, siendo un tratamiento menos agresivo que el quirúrgico. 

Sus indicaciones serían en aquellos pacientes en los que se demuestra la presencia de displasia en el estudio histológico de las biopsias, en los que el beneficio supera el riesgo de las complicaciones que pueden ocurrir asociadas al tratamiento endoscópico. 

Existen tres posibles terapias: Ablación por radiofrecuencia, resección por mucosectomía endoscópica y terapia fotodinámica, siendo las dos primeras las más recomendadas según la morfología y extensión del barrett. 

La esofaguectomía, tratamiento quirúrgico de resecar el esófago afectado, se debe considerar a partir de la presencia de displasia grave, como alternativa al tratamiento endoscópico según las características de cada paciente, y como terapia de elección cuando se detecte ya cáncer establecido.