Viernes, Octubre 19, 2018

Social

             Facebook    Twitter    Linkedin    Instagram

Buscar

Telefono

Información y cita previa

telf 91 435 91 00

Nutrición, Obesidad y Stretta:
telf 660 38 30 41

Reflujo Gastroesofágico

¿Qué es el Reflujo Gastroesofágico (ERGE)?

El RGE es el paso del contenido del estómago al esófago en ausencia de náuseas, vómitos o eructos. Pequeños episodios de reflujo son normales después de las comidas y de forma transitoria, sin dar molestias; raramente ocurren durante el sueño. El reflujo se considera enfermedad cuando resulta molesto para el paciente.


¿A qué se debe el reflujo?

El reflujo se debe a la relajación de una válvula que separa el esófago del estómago: el esfínter esofágico inferior (EEI). Cuando esta válvula no cierra correctamente, se produce el paso del contenido gástrico al esófago.

 

¿Qué es la enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE)?

Es el conjunto de síntomas y/o lesiones del esófago producidas por el paso del contenido del estómago al esófago (reflujo). El paso del contenido acido del estomago al esófago irrita la mucosa del esófago, llegando a producir lesiones en ella.

 

¿Cuáles son los síntomas de la ERGE?

El síntoma más frecuente del reflujo es el ardor (pirosis) o sensación de quemazón en la parte baja del pecho, detrás del esternón, que puede llegar incluso a la boca. Se presenta especialmente después de las comidas y durante el sueño. Otro síntoma típico aunque menos frecuente es la regurgitación o vuelta a la boca del alimento o líquidos ya ingeridos.

 

¿Qué factores favorecen la aparición de la ERGE?

  • Comidas abundantes.
  • Hernia de hiato (deslizamiento del EEI hacia el tórax, lo que reduce la presión de dicho esfínter y favorece el reflujo). Hay que matizar que existen personas con hernia de hiato que no padecen ERGE y personas con ERGE que no tienen hernia de hiato.
  • Embarazo.
  • Algunos alimentos.
  • Alcohol y bebidas gaseosas.
  • Tabaco. 
  • Exceso de peso.
  • Algunos medicamentos.

 

¿Se puede prevenir la enfermedad?

La prevención de la ERGE consiste en evitar alimentos y factores que empeoren los síntomas. Básicamente se debe reducir el peso y llevar una vida sana.

 

¿Cómo se diagnostica?

Cuando el paciente presenta síntomas típicos de la ERGE, el diagnóstico se obtiene con la historia que refiere. Cuando el paciente presenta síntomas atípicos o de alarma, el tratamiento realizado no es efectivo o se quieren descartar o confirmar lesiones en el esófago, es necesario realizar una serie de pruebas complementarias.

  • Gastroscopia: consiste en introducir un tubo flexible por la boca que permite ver, con la ayuda de una cámara, el esófago, estómago y duodeno. Esta prueba aporta el mayor número de datos ya que permite ver directamente si existen lesiones en el esófago, el grado de gravedad de las mismas, si existe hernia de hiato y tomar muestras de tejido para su análisis.
  • Manometría: estudia los movimientos del esófago y la función del EEI. La prueba se realiza introduciendo una sonda fina por la nariz que registra las distintas presiones de los esfínteres del esófago.
  • pHmetría: estudia la existencia de RGE patológico. Consiste en la introducción de una sonda por la nariz que se coloca en el esófago y se conecta a un aparato que registra el número de reflujos y el tiempo que duran los mismos en un período de 24 horas.

 

¿Qué pronóstico tiene?

Se trata de una enfermedad crónica, para toda la vida. Los cambios en el estilo de vida o la medicación que tome el paciente aliviarán los síntomas y ayudarán a prevenir lesiones en el esófago. En cuanto se deja el tratamiento, los síntomas aparecen. Por eso el tratamiento debe seguirse durante mucho tiempo; a veces incluso durante toda la vida. Sólo en casos muy seleccionados de ERGE, se practicará cirugía para mejorar el problema.

 

Tratamiento de la ERGE

Medidas generales o cambios en el estilo de vida:
  • Evitar el sobrepeso.
  • No fumar.
  • No utilizar cinturón ni prendas de ropa ajustadas.
  • Evitar el estreñimiento.
  • No acostarse hasta 2 ó 3 h después de haber comido.
  • Hacer ejercicio regularmente, evitando ejercicios abdominales bruscos.

 

Modificaciones en la dieta:
  • Evitar las comidas copiosas; mejor hacer comidas menos abundantes y más frecuentes.
  • Evitar las grasas.
  • No tomar alcohol ni bebidas gaseosas.
  • No tomar mucho líquido en las comidas.
  • Evitar tomar alimentos muy calientes o muy fríos.
  • Alimentos desaconsejados:
    • Café, té, menta y chocolate.
    • Alimentos muy condimentados, con pimienta y especias. 
    • Salsas, mojos.
    • Zumos cítricos: tomate, naranja, limón.
    • Cebolla.
    • Leche y derivados (queso, yogur).
    • Repostería.
Tratamiento farmacológico: 

NO TOME NINGÚN MEDICAMENTO SIN CONSULTAR A SU MÉDICO.

Tratamiento quirúrgico:

La cirugía se suele utilizar para tratar la ERGE en los casos graves o cuando los pacientes prefieren no tomar medicamentos durante largos períodos de tiempo. La cirugía consiste en "estrechar" el esfínter esofágico inferior para evitar el paso del contenido gástrico al esófago. Esto se puede hacer mediante cirugía abierta o laparoscopia (pequeñas incisiones en el abdomen).

 

ERGE y Embarazo

El embarazo es uno de los factores favorecedores de la aparición de reflujo. Durante el segundo y tercer trimestre se produce una disminución de la presión del esfínter esofágico inferior y un aumento de la presión intraabdominal debida al crecimiento del feto. Esto produce una mayor incidencia de reflujo gastroesofágico en embarazadas. Los síntomas suelen ser similares a pacientes no embarazadas. Basta con describirlos para llegar al diagnóstico sin que sea necesario realizar pruebas complementarias. Se recomienda seguir los cambios en el estilo de vida y modificar la dieta para conseguir una mejoría. El tratamiento con medicamentos lo debe prescribir el médico.