Sábado, Abril 21, 2018

Social

             Facebook    Twitter    Linkedin    Instagram

Buscar

Telefono

Información y cita previa

telf 91 435 91 00

Nutrición, Obesidad y Stretta:
telf 660 38 30 41

Hepatitis B Crónica

La hepatitis B crónica es la infección por el virus de la hepatitis B (VHB) que no se resuelve tras la infección o hepatitis aguda, y el virus persiste activo en el organismo más allá de 6 meses desde la infección aguda.

La hepatitis B crónica (HBC) es un problema sanitario a escala mundial. En la actualidad se calcula que existen en el mundo alrededor de 350 millones de personas con HBC y aproximadamente una tercera parte de la población mundial presenta evidencia serológica de infección pasada o presente por el VHB. Se definen diferentes áreas geográficas según su endemicidad, porcentaje de la población que presenta infección crónica por el VHB, siendo las áreas mundiales con mayor población afectada las de China, Sudeste asiático y África subsahariana.

 

Vías de Transmisión

Se puede asumir cuatro vías principales de transmisión del VHB:

  1. Transmisión vertical: La infección acontece en relación con la exposición a la sangre infectada de la madre durante el parto, y conlleva un alto porcentaje de infección crónica en el recién nacido.
  2. Vía parenteral/percutánea: En relación con transfusión de hemoderivados, excepcional en los países desarrollados por el control al que son sometidos, adictos a drogas por vía parenteral al compartir las jeringuillas, punciones accidentales en personal sanitario y el uso de material no estéril para tatuajes, “piercing” o acupuntura.
  3. Transmisión sexual: La más importante junto a la drogadicción en los países desarrollados. Los factores de de riesgo son la promiscuidad, el coito anal y el número de años de actividad sexual.
  4. Transmisión horizontal por contactos íntimos no sexuales: Mecanismo no conocido con precisión, en el que podrían intervenir el contacto entre lesiones cutáneas y de las mucosas con sangre, debido a la capacidad de permanecer estable el VHB en superficies inertes por más de siete días. 

 

Diagnóstico 

La infección por el VHB se define en función de unos marcadores serológicos, compuestos por antígenos virales (proteínas del VHB) y anticuerpos del huésped (el paciente infectado), y la determinación del genoma del VHB (ADN vírico). Según la presencia o ausencia de los mismos su médico establecerá si es una infección aguda, una infección resuelta (no cronificada) o una infección crónica por el VHB, la cual puede estar en 4 diferentes fases (Inmunotolerancia, inmunoactiva o hepatitis B “e” positiva, portador inactivo y hepatitis B “e” negativa o antiHBe positiva).

 

Tratamiento de la Hepatitis Crónica por el VHB 

No todo paciente con infección crónica por el VHB tiene indicación de tratamiento. Los fármacos actuales son eficaces en pacientes en fase inmunoactiva o con HBC anti-HBe positiva. Por lo que pacientes en fase de inmunotolerancia, típica en época infantil de pacientes con transmisión perinatal, o de portador inactivo no tienen indicación de tratamiento en cuanto que no van a obtener beneficio del mismo ni existe un daño hepático derivado de la infección crónica. Como en toda hepatitis crónica no se recomienda el consumo de alcohol por su capacidad del dañar al hígado.

En todo caso, y como recordatorio, la medida más eficaz para evitar la HBC es la vacunación, actualmente universal en nuestro medio al nacimiento, además de en poblaciones de riesgo no vacunadas previamente y sin marcadores serológicos de contacto con el VHB. 

En aquellos pacientes que precisan de tratamiento por el daño progresivo del hígado secundario a la infección crónica por el VHB existen disponibles fármacos antivirales, diseñados para inhibir la replicación o multiplicación del VHB, y que controlan con alta eficacia y seguridad la infección crónica. Esta situación será definida por su médico en relación a parámetros establecidos en la práctica clínica.