Domingo, Diciembre 09, 2018

Social

             Facebook    Twitter    Linkedin    Instagram

Buscar

Telefono

Información y cita previa

telf 91 435 91 00

Nutrición, Obesidad y Stretta:
telf 660 38 30 41

Hepatitis C Crónica

La infección por el VHC es endémica en todo el mundo con una prevalencia estimada del 3%, lo que supone alrededor de 170 millones de personas infectadas, aunque la prevalencia varía según las regiones y países. En España la prevalencia es similar a la de otros países europeos, y se encuentra entre el 0,5 y el 2,4%.

 

Vías de transmisión

El VHC se transmite principalmente por vía parenteral, siendo otras posibles vías como la sexual o la materno-fetal, de menor importancia.

Vía parenteral: Según los estudios epidemiológicos realizados es la vía de transmisión más eficaz. Los factores de riesgo relacionados son: Adicción a drogas por vía intravenosa, transfusiones sanguíneas, que fueron en el pasado el principal factor de riesgo para la infección por el VHC en los países desarrollados y que con los controles actuales presentan un riesgo casi nulo, la hemodiálisis, el trasplante de órganos sólidos y el riesgo ocupacional sanitario ante pinchazos accidentales.

Otras vías: Vía sexual que es de baja importancia para el VHC y en general en relación a relaciones sexuales traumáticas como coito anal o si se padece otras enfermedades de transmisión sexual.

Transmisión vertical: La transmisión del VHC por esta vía se estima alrededor del 5%. No se ha demostrado influencia del tipo de parto o de la lactancia materna en su transmisión. La coinfección por el VIH aumenta el riesgo de transmisión.

Transmisión intrafamiliar: El riesgo en este grupo proviene del uso compartido de utensilios domésticos y de aseo, y en el caso de las parejas la posibilidad de la transmisión por vía sexual. Los datos son contradictorios y, en conclusión, parece que su importancia en la transmisión es baja o prácticamente nula.

La vía de transmisión por punciones percutáneas es poco frecuente y se pone en relación con la ausencia de esterilización del material en casos debidos al afeitado en barberías, a la realización de sesiones de acupuntura, tatuajes o “piercing”. En una considerable proporción de pacientes, entorno al 40% en nuestro medio, no se detecta ningún factor de los antes comentados de exposición al VHC. En estas formas podría haber jugado un papel una vía parenteral inaparente (inyecciones con agujas no desechables, cirugías, cuidados odontológicos...).

 

Clínica y Evolución de la Hepatitis C Crónica

El curso evolutivo de la enfermedad hepática por el VHC es variable y puede asociarse con manifestaciones de afectación de otros órganos. A nivel hepático el 80% de las infecciones agudas son asintomáticas o con clínica inespecífica. Se estima que entre el 70 y el 85% de los pacientes evolucionarán hacia la cronificación de la infección y solamente entre el 15 y el 30% de los pacientes resolverán sin secuelas la hepatitis aguda.

Se considera la evolución a la cronicidad cuando persiste la viremia detectable en el suero, por un periodo de tiempo superior a 6 meses. En el hígado se va a producir una lesión inflamatoria que evoluciona hacia un daño de la estructura hepática por depósito de tejido fibrótico que finalmente puede derivar en una cirrosis hepática. Son factores asociados a mayor probabilidad de progreso de la lesión el sexo masculino y cofactores como el alcohol, coinfecciones por otros virus como el VIH o el VHB y la obesidad asociada a depósito graso hepático (esteatosis). En torno al 20% de los pacientes padecerán una cirrosis hepática tras 20 años de infección crónica. Pero en general hasta un 50% de los pacientes tendrán una lesión lentamente o no progresiva.

 

Diagnóstico

El diagnóstico de la infección crónica por el VHC se basa en la determinación de los anticuerpos contra el VHC mediante técnica de ELISA. Esta prueba serológica sólo determina el “contacto” y no la infección activa. Por tanto, se debe realizar, ante su positividad, confirmación con la determinación del ARN del VHC sérico por PCR (análisis del genoma viral por técnicas de biología molecular). Generalmente se determina también el genotipo del VHC, dado que existe una variabilidad genética del virus, y su relación con la respuesta al tratamiento antiviral.

La determinación mediante PCR del ARN del VHC sérico con resultado de indetectabilidad, en al menos dos ocasiones, en pacientes con serología positiva, descarta la existencia de una infección activa o crónica.

La realización de una biopsia hepática en la hepatitis crónica por el VHC cumple diferentes propósitos como la confirmación del diagnóstico, la evaluación de la gravedad de las lesiones necroinflamatorias y fibrosas o el despistaje de posibles procesos concomitantes. Si bien en el momento actual se está viendo desplazada por el uso de métodos indirectos de la valoración de la lesión hepática mediante parámetros analíticos o técnicas de elastografía.

 

Tratamiento de la Hepatitis Crónica por el VHC

De cara al día a día se recomiendan unas medidas que se exponen en el documento adjunto “Consejos para los pacientes con hepatitis C crónica”.

Como medida específica se dispone de tratamientos antivirales.

  • El Tratamiento habitual hasta el año 2011 era la combinación de interferón pegilado y ribavirina. Actualmente sigue siendo el tratamiento de elección para terapias de pacientes con hepatitis C del genotipo no 1.
  • Desde finales del año 2011 en el genotipo 1 se han aprobado nuevos antivirales de acción directa frente al VHC, que se combinan con el interferón pegilado y ribavirina alcanzando respuestas superiores. Estos antivirales, inhibidores de proteasa de primera generación (boceprevir y telaprevir), se van a ver desplazados por nuevos antivirales con mejor perfil de tolerabilidad y efectos secundarios y también mayor eficacia a partir de 2014-2015. Su uso será tanto combinados con interferón pegilado y ribavirina, como en un futuro cercano en terapias de combinación entre ellos sin precisar interferón y probablemente ribavirina.
  • Por último apuntar que estos nuevos antivirales sí que tienen acción sobre genotipos del 2 al 6, y por tanto también estos pacientes se beneficiarán de estos nuevos tratamientos.

En la página de tratamientos, inicialmente como triple terapia, y en las noticias se irá actualizando y dando información más pormenorizada de los tratamientos antivirales directos frente al VHC.