Lunes, Agosto 20, 2018

Social

             Facebook    Twitter    Linkedin    Instagram

Buscar

Telefono

Información y cita previa

telf 91 435 91 00

Nutrición, Obesidad y Stretta:
telf 660 38 30 41

Balón Gástrico

El Balón intragástrico (BIG) es un método para el tratamiento de la obesidad, no quirúrgico y no farmacológico, que produce una pérdida de peso de unos 15-20 Kg. en solo 6 meses, y está destinado a cualquier tipo de obesidad. Consiste en la inserción en el estómago, mediante endoscopia, de un globo de silicona, siempre bajo sedación, para evitar molestias innecesarias, que se rellena de suero fisiológico estéril. El balón ocupa parcialmente el estómago y los pacientes tienen la sensación de saciedad, es decir, aumenta la sensación de saciedad. Posteriormente se extrae también por endoscopia puncionando el balón y aspirando el suero.

 

¿Cómo se Coloca?

Mediante un dispositivo proporcionado por el fabricante y mediante control endoscópico con el paciente bajo sedación, se coloca el balón gástrico, se rellena de una solución salina con azul de metileno, un colorante inocuo que tiñe la orina y permite detectar fugas.

La colocación del balón intragástrico oscila de un paciente a otro, pero suele durar unos 30 minutos aproximadamente. Tras un periodo de observación no superior a 1 hora, el paciente puede regresar a su domicilio.

 

¿Para quién está indicado?

La indicación es para paciente obesos, es decir  con un IMC>30

El problema del balón intragástrico es la recuperación de peso tras su retirada. Por ello es muy importante la reeducación del estilo de vida y de los hábitos alimentarios. Esto implica una gran fuerza de voluntad. Por ello las indicaciones con mejores resultados son:

  • Pérdida de peso previa a una solución quirúrgica o endoscópica definitiva para disminuir el riesgo anestésico.
  • Pérdida de peso en personas que lo han aumentado de forma puntual por problemas médicos, físicos o psicológicos y que necesitan “un empujón” para posteriormente mantenerse.

 

Contraindicaciones

  • Cirugía gástrica previa 
  • Hernia de hiato de gran tamaño
  • Úlcera péptica no tratada
  • Embarazo
  • Problemas psicológicos 
  • Trastornos endocrinológicos que producen obesidad no tratados

 

Efectos secundarios y complicaciones

¿Y después de la colocación?

Son bastante frecuentes las náuseas y los vómitos por lo que se le dará una medicación para controlarlo. Lo normal es controlarlos en unos días y a los 3-4 días desde la colocación empezar a hacer una vida normal. En algunas ocasiones es necesario retirar el balón. Es muy importante una adecuada hidratación.

 

Balón Gástrico