Sábado, Mayo 26, 2018

Social

             Facebook    Twitter    Linkedin    Instagram

Buscar

Telefono

Información y cita previa

telf 91 435 91 00

Nutrición, Obesidad y Stretta:
telf 660 38 30 41

Tratamientos Biológicos

En los últimos años se han desarrollado y se siguen desarrollando nuevos fármacos para el tratamiento de la enfermedad de Crohn y de Colitis Ulcerosa que han supuesto una revolución. Son fármacos que han mejorado la evolución de la enfermedad y la calidad de vida de los paciente. También deben ser manejados por personal con amplios conocimientos ya que presentan un margen de seguridad estrecho. En nuestro Servicio disponemos de personal entrenado y de los medios suficientes para la administración de estos fármacos y el control estrecho de los pacientes que los utilizan.

Preguntas Frecuentes sobre los tratamientos biológicos:

 

¿Qué son? 

Son fármacos desarrollados por biología molecular que bloquean la acción de una sustancia (TNF) producida por el organismo y que favorece los procesos inflamatorios.

 

¿Cuántos hay?

El primero utilizado fue el Infliximab (Remicade) que se utiliza por vía intravenosa y debe ser administrado en el hospital de forma ambulatoria. Posteriormente apareció el Adalimumab (Humira) que se utiliza por vía subcutánea y se lo administra el propio paciente en su domicilio. Otros fármacos como el Golimumab, Certolizumab o Natalizumab forman o formarán parte del arsenal terapéutico disponible.

 

¿Cuáles son sus indicaciones?

Habitualmente los utilizamos en pacientes que no responden a otros tratamientos tanto para controlar un brote agudo como para mantenerlos sin brotes por largos periodos de tiempo. Cada vez es más frecuente su utilización en fases tempranas de la enfermedad y empiezan a situarse como el primer tratamiento en algunos pacientes con características especiales.

 

¿Son realmente eficaces?

Los fármacos anti-TNF han supuesto una verdadera revolución para el tratamiento de los pacientes que no responden a los tratamientos convencionales. Son eficaces para conseguir el control del brote agudo, para mantener al paciente libre de agudizaciones y mejoran la su calidad de vida de forma considerable.

 

¿Son todos los anti-TNF iguales?

No se han realizado estudios que comparen un fármaco anti TNF con otro. Realmente no parece que haya grandes diferencias en la eficacia y la elección se realiza según la experiencia del médico y las preferencias de los pacientes.

 

¿Son fármacos seguros?

Como cualquier medicamento pueden tener efectos secundarios graves por lo que deben ser prescritos y hacer el seguimiento del tratamiento por equipos experimentados y familiarizados con las posibles complicaciones que puedan surgir. Aumentan el riesgo infecciones, pueden producirse reacciones alérgicas graves tras su administración, debe utilizarse con precaución en enfermos cardíacos, pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades autoinmunes como lupus, vasculitis o psoriasis pero suelen desaparecer al suspender el tratamiento. 

 

¿Puedo utilizarlos si estoy embarazada?

Los fármacos anti TNF parecen seguros durante el embarazo. En los estudios realizados tanto en animales de laboratorio como en pacientes no parecen aumentar el riesgo de defectos congénitos, partos prematuros o abortos.