Lunes, Octubre 18, 2021

Social

             Facebook    Twitter    Linkedin    Instagram

Buscar

Telefono

Información y cita previa

+34 915747178

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

POSE

El Método POSE es un novedoso tratamiento que representa una opción quirúrgica menos invasiva y más segura para tratar la obesidad. La intervención se realiza por vía endoscópica, sin incisiones, y consiste en realizar una serie de pliegues en varias zonas del estómago  para reducir su capacidad y ralentizar el vaciado.

Se realiza bajo anestesia general, puede hacerse de forma ambulatoria o con ingreso de una noche

El POSE se indica en personas con IMC>29, no exclusivamente a pacientes con obesidad mórbida ya que es una técnica segura, sin cicatrices y que permite reincorporarse a las labores cotidianas en 24-48 horas.

 

¿Quiere saber más?

¿En qué consiste el Método POSE?

Consiste en la reducción del tamaño de estómago a través de la boca, sin realizar incisiones. La técnica se realiza vía endoscópica y consiste en realizar una serie de pliegues en el estómago que reduce su tamaño produciendo una sensación rápida de saciedad. La duración del procedimiento se calcula en 45 minutos.

 

¿Es un Método irreversible?

Si, pasadas las primeras horas se produce una fusión irreversible de los pliegues gástrico.

 

¿Cuándo me puedo incorporar a mi trabajo?

En unas 48 horas. Al realizarse vía oral no se observan cicatrices, la recuperación es muy rápida y discreta.

 

¿Cuándo está indicado el POSE?

El POSE está indicado para pacientes con un IMC > 29. Se considera una técnica idónea para pacientes con diabetes, problemas cardíacos o pulmonares por su bajo nivel de complicaciones.

 

¿Es un procedimiento seguro?

Como con cualquier procedimiento endoscópico, existe un pequeño riesgo, aunque hasta la fecha no se han notificado complicaciones importantes. Algunos pacientes se han quejado de dolor de garganta y de náuseas temporales después del procedimiento.

En un porcentaje muy escaso (< 0,3%) se produce sangrado de la mucosa gástrica, que se controla durante el procedimiento.

 

¿Cuánto dura la intervención?

La intervención suele ser de 50 minutos aproximadamente, se realiza bajo anestesia general y, como se trata de una intervención sencilla y considerada de bajo riesgo, el ingreso suele ser de tipo ambulatorio. Aunque será siempre el cirujano quien determine, dependiendo de cada caso, el tiempo de hospitalización necesario.

 

¿Cómo es la recuperación tras el POSE?

Como no hay incisiones ni heridas externas, el proceso de recuperación tras la reducción de estómago sin incisiones es muy rápido y poco doloroso. Tras 24h de reposo, el paciente puede reincorporarse a su vida normal, sin molestias y sin que nadie se percate de que se ha sometido al tratamiento. Los días posteriores se deberá seguir una dieta similar al régimen habitual que se prescribe tras una cirugía de la obesidad.

 

¿Qué resultados se deben esperar?

Se espera que los resultados del POSE sean de una pérdida del 50-60% del exceso de peso. Los pacientes empiezan a perder peso al día siguiente de someterse a la intervención. Al mes, la media de pérdida de peso es de 10kg y durante los 3 primeros meses, la pérdida de peso semanal es de entre 600g y 1’5Kg. Para alcanzar mejores resultados, es importante acompañar la cirugía de reducción de estómago sin incisiones de un programa de reeducación de hábitos alimenticios y de estilo de vida.

 

Dieta específica

Durante 10 días después de la intervención, en el caso del Método POSE, deberá mantener una dieta líquida para conseguir una buena cicatrización del estómago. Primera semana: Dieta líquida En esta primera semana de la dieta post Método POSE: Puede tomar: Agua, caldos desgrasados, caldos de verduras, infusiones, zumos de frutas sin azúcares añadidos, leche desnatada, yogures líquidos desnatados. Se recomienda que en la comida o en la cena se tome una batido hipocalórico- hiperproteico. Evitar bebidas excitantes, bebidas con cafeína, alcohólicas o gaseosas Segunda semana: Dieta semi-líquida A partir de la segunda semana del procedimiento podrá incorporar en su dieta purés diluidos. Puede tomar: Agua, caldos desgrasados, caldos de verduras, infusiones, zumos de frutas sin azúcares añadidos, leche desnatada, yogures líquidos desnatados o yogures desnatados, gelatinas sin azúcares, sémola de trigo, tapioca, purés de verdura diluidos. Evitar bebidas excitantes, con cafeína, alcohólicas o gaseosas. No añadir grasa (aceite, nata, mantequilla…) a los purés. Tercera semana: Dieta pastosa Incorpore a la alimentación cremas y purés a los que se añadirán proteínas de origen animal (pescado blanco, carne magra como pollo o pavo sin piel, huevos, quesitos desnatados…). Puede incorporar alguna galleta tipo maría o cereales bajos en calorías, frutas asadas, compota sin azúcar añadido, queso fresco, quesitos desnatados. Cuarta semana: Dieta blanda Incorporar&aacute alimentos de fácil masticación. Es importante comer despacio y masticar bien los alimentos. Puede incorporar a la alimentación: Pan tostado, sopa de pasta, arroz y pasta (preparación ligera con verduras), pavo, pollo, pescado blanco al horno, a la plancha, al vapor o al papillote, huevo duro, tortilla francesa, huevo pasado por agua, jamón de york, pavo. A partir de la quinta semana Realice comidas frecuentes de pequeño volumen masticando muy bien los alimentos. A partir de esta fase incorporará: Verduras hervidas, al horno, en ensalada, fruta sin piel. Vigilará de manera estricta el consumo de grasas y aceites.

 

 

 

 

 

En Alberdi Aparato Digestivo te recomendamos el tratamiento que mejor se adapta a ti, a tus necesidades físicas y psicológicas,
reserva tu cita sin compromiso
AQUI>>